"ESTUFA"

Soy un tronco de leña que alimenta las estufas de inercia de Doo Too. Desde el corazón del bosque, fui una vez parte de un majestuoso árbol. Durante años, me nutrí del sol y el agua, y serví como refugio para aves, insectos y otros seres del bosque. Pero, como todo en la naturaleza, llegó mi momento de cambiar y ser parte de un ciclo diferente. Ahora, soy consciente de mi destino como parte intrínseca de una estufa de inercia.
A medida que me colocan en el compartimento de combustión, siento el cálido abrazo de las llamas que comienzan a lamer mi superficie. Aunque en el proceso me consumo mucho más lentamente que en una estufa convencional, encuentro consuelo en saber que mi energía no se desperdicia. 
El diseño de las estufas de inercia de Doo Too es obra de Fernando Araujo, experto en esta técnica ancestral y fundador de Llama Viva . Que ha tenido la paciencia para diseñar un prototipo asequible en el que el hierro fundido, el granito y el cristal se dan la mano, para conseguir que mi combustión y la de algún que otro leño más al día, mantenga la temperatura de los bungalous por encima de los 22 grados en invierno.
Soy un tronco de leña, y aunque mi tiempo en el bosque  termina en la estufa de inercia de Doo Too, mi legado continúa en la calidez que he compartido y en el ciclo eterno de la naturaleza.