BLOG: LA CAL EN LAS BIO CABAÑAS DOO TOO

«Desde las profundidades de la tierra, en los majestuosos y antiguos yacimientos de piedra caliza, empieza mi historia. Allí permanecí durante milenios, oculta y esperando el momento en que me descubrieran. Soy la cal, el resultado de un proceso milenario  de la alquimia entre el fuego y la piedra.
El día en que las manos humanas me extrajeron de mi lecho de piedra, supe que estaba destinada a transformaciones fascinantes. Me llevaron a un horno, y en él, el intenso calor comenzó a actuar sobre mí, liberando el dióxido de carbono que llevaba dentro y convirtiéndome en cal viva, una sustancia blanca y ardiente.
Cuando salí del horno, sentí el contacto fresco del agua, un proceso conocido como apagado. Esta reacción liberó un calor intenso, transformándome en cal hidratada, más suave y amigable al tacto, pero con una potente capacidad de reacción.
A lo largo de la historia, he sido esencial en la construcción. He unido ladrillos, he dado vida a morteros, y he protegido y embellecido paredes y techos con mi presencia. No solo eso, mi capacidad de «respirar» ha sido apreciada por muchas generaciones. Absorbo y libero humedad, manteniendo un equilibrio perfecto en los espacios que habito, y protegiendo contra el moho y la humedad.
En las Bio cabañas Doo TOO  estoy en los cimientos  formando parte del hormigón ciclópeo, que ya utilizaban los romanos, junto con piedras del entorno de la cabaña.
También formó parte de la capa de cal hidráulica con que artesanalmente se tapiza el hormigón ciclópeo del suelo y  desde donde  entro en contacto con mi hermana la arcilla, que recubre en el interior los muros elaborados con bloques  de cáñamo, que yo  a mi vez recubro en el exterior. En definitiva, conformamos todo un equipo para mantener la humedad, la temperatura, la transpirabilidad y la insonoridad acústica de la vivienda, como explicado en el post sobre la arcilla.
Como la arcilla proporciono  impermeabilidad al agua y permeabilidad al vapor de agua, lo que permite que las superficies enfoscadas con morteros de cal hidráulica natural transpiren.
Pero además, soy un material biodegradable, en cuyo proceso de cocción se utilizan bajas temperaturas. Esto se traduce en bajas emisiones de CO2 en mi elaboración para el uso en construcción.
Soy un material muy alcalino, por lo que presento excelentes propiedades antifúngicas que actúan como desinfectantes naturales. El uso de la cal como revestimiento previene la proliferación de moho y otros hongos y esporas perjudiciales para la salud.
Mi composición natural ofrece mejor protección frente el fuego porque no cambio de morfología ante altas temperaturas. Y como mortero de cal tengo  mejores propiedades que los morteros de cemento en cuanto a la retracción, fisuración y rigidez mecánica. Lo que me permite ser parte integral de construcciones muy resistentes y duraderas. 
Además, una de mis propiedades es ser un  material muy plástico que se amolda muy bien a las diferentes superficies y soportes.. Esta plasticidad permite  a los humanos trabajar estéticas y acabados muy especiales 
Y por último, soy un material reversible que se puede retirar del lugar en el que se me haya aplicado previamente, siempre que se necesite.